Blog

EL BAILE ENTRE EL EGO Y LA ESENCIA

  • 19 noviembre, 2017
  • Blog

Detalles

Por Xavi García

“La necesidad de eliminar el ego, nace del propio ego. El baile sería que la esencia ame al ego, y el ego escuche a la esencia” (XG)

Ayer presentamos #HRXperience. Llevo unos días presentando mi libro #ExperienciasSistémicas. Estoy en una vorágine de promoción, conversaciones, reencuentros, y muchas emociones. El cuerpo me ha pedido descansar hoy. Y una de las cosas que me he dado cuenta, es que hace semanas que no escribo. Y lo mucho que me ayuda escribir…

Hoy es un día para reconectar con la esencia, con el agradecimiento y con el privilegio. En mis presentaciones explico que el título y el enfoque del libro “Experiencias Sistémicas” ha variado durante los cuatro años que me ha llevado escribirlo. La idea original era sacar un libro que fuese un referente para los entrenadores, enfocado al resultado y al rendimiento. Precisamente mis dos años últimos, han transformado mucho mi mirada sobre mi trabajo y sobre mi propósito. Mi pasión sigue siendo el baloncesto, lo será toda la vida. Lo que pasa es que por mi día a día, noto, siento la gran necesidad de aportar desde otro sitio. Desde la esencia de las relaciones humanas: el amor y la pertenencia. Y ahí entran todos los actores: padres, entrenadores y deportistas, claro.

Quizás en este momento, un libro, un discurso, un proyecto basados en esto, venda menos que otro más práctico, resultadista o enfocado a dar soluciones. O quizás no… Pero es en lo que creo ahora. Es como alimentar la cantimplora de bienestar y fuerza interior para poder recorrer el camino de las incomodidades, las exigencias y todo lo que la vida nos presenta, de una manera más sana. A lo largo de la vida de las personas y los equipos, hay momentos para todo, porque todo pasa a la vez en las dos dimensiones, el ego y la esencia. Las dos son vivas y se retroalimentan, y se impulsan incluso. Lo importante es ir encontrando ese equilibrio dinámico. Y en cada momento, sentir en cual de ellas apoyarse. Me gusta verlo como un baile

El exceso de protagonismo del ego nos impide  apreciar, reconocer todo el valor que hay en este “core”, este corazón, esa esencia. La necesidad de reconocimiento, éxito, resultado, hace que si no se da, aparezca la frustración, la escasez, el miedo, la ira… Y a la vez si solo nos quedamos en la esencia, no pasamos a la acción, no le damos movimiento. Esa es una especie de co-liderazgo interno.

Entonces, en este post quiero agradecer con toda la honestidad, desde el corazón, a todas y cada una de las personas que estos días me encargan uno o varios libros, los que acuden a las presentaciones, los que me escuchan, los que me siguen. Pero no solo por seguirme o escucharme (esa parte calma al ego), también porque me permiten expresarme, llegar, compartir, transmitir desde esa esencia. Y siento privilegio por la calidad de esas conexiones. Y todas y cada una de esas conexiones son experiencias sistémicas, que me nutren, y a las que yo también puedo nutrir.

Y otro agradecimiento profundo a todas las personas con las que compartimos el proyecto Human Relationships Experience. La sensibilidad de Antu, la inspiración de Marta, el carisma de Ricard, la profundidad de Marc, la presencia de Dídac, el arte de Álvaro, la emoción latente de Sergi, la profesionalidad de Ernest.. Y el amor de todos. Ayer nos encontramos casi casi todos por primera vez en un espacio de compartir con nosotros, nuestros círculos, y el mundo, nuestras esencias. Me encanta honrar eso, y darle el espacio y tiempo que se merece.

“Enseñarle a un niño a no pisar una oruga es tan importante para la oruga como para el niño” (Bradley Milar)

Etiquetas

Copright 2014 / TRANSFORMACIÓN DEPORTIVA