Blog

El entrenador de los entrenadores

  • 13 noviembre, 2014
  • Blog

Detalles

La figura del Director Técnico, o la del Coordinador, tienen varias patas, varias tareas. Están las fáciles y las difíciles. Las fáciles también son las más incómodas, pero tenemos tendencia a dedicar la energía en ellas -por fáciles, no por incómodas, está claro-. Cuáles son esas tareas? Logística, organización, reuniones con padres, definir apoyos de jugadores con equipos, atender a los conflictos del día a día… Es una perspectiva de trabajo absolutamente reactiva, es decir, con la idea de apagar fuegos constantemente, de atender cosas que surgen y que hay que resolver.

Luego está el segundo nivel, que en algunos clubs se llega. Es el nivel de pasar planificaciones, y marcar “una línea” de trabajo, objetivos por etapas formativas.

Y por último, está la tarea puramente formativa, de trabajar para aumentar el nivel de los entrenadores y jugadores día a día. Ese es el reto! Y esa es la más difícil pero también, con diferencia, la más agradecida y la que tiene un impacto real en la organización. Porque evidentemente el objetivo último es conseguir que el nivel de un club, es decir, de sus entrenadores y jugadores, aumente lo más significativamente posible durante una temporada. No es tan importante tener controlado lo que hacen los entrenadores. Lo importante es saber que están motivados para crecer desde donde están. Conseguir eso es el reto.

Esta tarea requiere tiempo, y para conseguir ese tiempo, es necesario decir “NO” a cosas. Especialmente importante decir y consensuar esos “NO” cuando se está preparando la temporada, para poder luego mantener coherencia con esos pactos. Pero cualquier momento es bueno para sentarse y clarificar esto.

¿Cuáles son los cuatro grandes apartados donde el responsable técnico debe invertir tiempo y recursos en dominar, para poder transmitir y de esa manera impactar positivamente en la organización?


1. La Técnica IndividualIZADA
. Es la clave de todo. Debería de ser un estímulo constante para todos. La técnica limita o expande las posibilidades de juego de cada jugador, y como consecuencia del equipo. La combinación de métodos (desde el puramente coordinativo, hasta el sensitivo, el descubrimiento….). También la combinación de actitudes del entrenador. No requiere la misma actitud entrenar un gesto nuevo, desconocido, donde necesitaremos una energía de paciencia, y gestión de las emociones que siempre aparecen en el camino del aprendizaje que entrenar para superar límites en una fortaleza del jugador, donde necesitaremos una energía más de “reto”. Y no existe la técnica que todos deben aprender. Existe la personalidad que todos deben desarrollar.

2. El contexto táctico de juego. Es decir, qué pautas colectivas, y con qué sentido de progresión, variantes y flexibilidad debemos utilizar para asegurar que los aprendizajes técnicos tengan un espacio donde realizarse. Esto es radicalmente clave. Y no se trata de aplicar “lo que me gusta a mí como entrenador o coordinador”, sino ser capaz de ajustar, adaptar ese contexto de juego a lo que mejor se adapte a cada situación. Lógicamente en este apartado también se diseña el movimiento de cada jugador en la organización (número de entrenos, en qué equipos, cantidad de trabajo individual, etc…)

3. La dirección del equipo de entrenadores. ¿Cómo relacionarse con los diferentes entrenadores? Cómo gestionar las relaciones entre ellos? ¿Cómo coger a cada uno donde está, y trabajar con él su mejora desde ese punto? ¿Cómo combinar diferentes niveles, inquietudes? ¿Cómo mezclar jóvenes con veteranos? Cómo integrar entrenadores nuevos con los “de toda la vida”? ¿Cómo tratar a los que quieren mejorar y a los que ponen resistencia? ¿Cómo empatizar? ¿Cómo transmitir conocimientos de manera que el receptor los pueda utilizar?

4. El entorno como aliado. Las relaciones con los clubs del entorno, cómo establecer sinergias, colaboraciones… Buscar aliados en las familias del club. Invertir recursos para convertirse en una organización referente de la zona, para pasar a ser atractivos, que la gente quiera venir, o por lo que se gana o pierde, sino por lo que se trabaja y cómo se trabaja.

Desde TFD hemos preparado un curso que profundiza sobre estas cuatro patas. Te esperamos allí. ¿Aceptas el reto o te quedas con lo fácil e “incómodo”?

Post de Xavier Garcia @xgpcoach.


Si te ha gustado el post también puede interesarte nuestro curso de Reevolución Extraordinaria

reevolucion extraordinaria


Copright 2014 / TRANSFORMACIÓN DEPORTIVA