Blog

El poder del entrenador Rookie

  • 19 abril, 2018
  • Blog

Detalles

Hoy he realizado una actividad en un club de Rubí… Y comentando temas alrededor de mi libro, ha salido el testimonio de una entrenadora rookie que en un momento de “desesperación” tuvo el regalo de su coordinador que simplemente fue invitarla a leer este capítulo de mi libro, que se titula “El entrenador rookie”, y esto le sirvió para reconectarse con la pasión de entrenar. Y lo comparto de nuevo por si resulta útil a alguien! A mí me ha hecho conectar con el amor al baloncesto, a lo genuino, a lo esencial. Gracias!!

 

“Utiliza en tu vida los talentos que poseas. El bosque estaría muy silencioso si solamente cantasen los pájaros que mejor cantan” (Henry Van Dyke)

Los nuevos entrenadores tienen el poder de cambiar las cosas a mejor. Cuando estás definiendo tu personalidad como entrenador, no mires qué hacen los entrenadores con experiencia. Pregúntate qué harías tú. Qué te gustaría como jugador que hiciese o dijese el entrenador.

 

Al estar adormecidos, es decir, sin plena consciencia de lo que tenemos entre manos y de la libertad e infinitas posibiliades de cómo entrenar, cuando empezamos a entrenar copiamos lo que hacen otros entrenadores. O les ponemos de modelo, y entonces vemos lo lejos que estamos de ellos…. ( yo diría, lo lejos que están muchos de ellos de los jugadores…) Eso nos acompleja y automáticamente nos conecta con la vergüenza y el miedo a no ser suficientemente buenos. Nos inmobiliza o nos hace sobreactuar desde el rol autoritario, y en ambos casos, nos difumina la pasión. Y perdemos el control que pretendemos tener. Claro! No sabemos suficiente!!

 

La pregunta es: ¿en qué estás preparado, joven e inexperto entrenador, al 100% para ser entrenador de un grupo de chavales? Te lo diré. En tu pasión por el basket! Olvídate de metodología. Sé tú mismo, juega con ellos, enséñales tus movimientos favoritos, háblales de tu partido estelar. Inventa juegos, prueba ejercicios. Haz lo que quieras pero transmite tu pasión, no tu imposible control o perfección. Rie con ellos, juega, participa. Sé ingenuo!

 

Si eres junior y entrenas un equipo preinfantil. Ponte en su lugar, no hace tanto tiempo!! ¿Cómo te gustaría ser entrenado? Estas preguntas y reflexiones vienen a dar respuesta a la pregunta clave: ¿desde dónde entreno?

 

Qué entreno, cómo entreno, es irrelevante. Se aprende, se copia, se experimenta, se evoluciona. Si te permites entrenar desde la pasión y te permites, por lo tanto, ser imperfecto, ya progresarás, ya mejorarás, ya te formarás. Claro.

 

¡Eh, rookies! Analizad todo lo que no os gusta de vuestros entrenadores, de los que habeis tenido o de los que teneis. Pero no en términos de qué ejercicios, sistemas, etc…. Sino, analizad: ¿desde dónde entrenan? Permitiros la licencia de juzgarlo, de cuestionarlo. No porque todos los entrenadores que habeis tenido hayan utilizado las mismas frases, significa que son las únicas que valen. No porque el 90% de entrenadores entrenen desde la autoridad o el miedo significa que así debas entrenar tú.

 

Los “veteranos” miramos a los jóvenes entrenadores juzgando su desconocimiento del método, del detalle o del concepto. Joder, es culpa nuestra! No habremos sabido explicarles esos detalles cuando eran jugadores o ahora mismo, que todavía lo son.

 

Y utilicemos esta motivación que es ayudar a crecer a sus jugadores, para ayudarles a ellos a mejorar, aunque sean seniors, o júniors. ¿O no sabemos lo suficiente? Creo que es crucial que entrenemos a los entrenadores rookies como jugadores que todavía son. Que un rookie conecte con los niños desde su “Yo-jugador”, que tiene una personalidad. No desde un “yo-entrenador” que se está gestando.

 

Pretendemos que entrenen desde su punto débil. Animemos, pues, a los jóvenes a que entrenen desde su fortaleza: su pasión por el basket!

 

Desarrollar líderes necesita dar permisos para fallar y tener éxito. Algunos grandes futuros líderes solamente están esperando permiso para despegar. ¿Quienes estamos siendo, en términos de liderazgo de líderes, para no abrir esos espacios de expresión? ¿Estamos secuestrando de generación en generación la espontaneidad, la libertad y la pasión en los entrenadores? Creo que sí. Demasiado. Pero, chicos, no lo permitáis! Expresar basket! Es vuestro derecho y vuestra responsabilidad.

 

El libro “las claves del talento” habla de dos tipos de entrenadores necesarios en la carrera de un talento deportista en este caso. El primero es el que enciende la llama, no necesariamente el que domina el concepto, sino el que engancha, contagia, “chuta” al chico o chica. Luego está el maestro instructor que aparece en una etapa posterior, de especialización. Ese que impulsa y desarrolla el talento. En nuestro baloncesto, lleno de mediocridad, la clase media, los que no son los que encienden la llama ni los maestros que entrenan para el jugador, dominan ampliamente. Y no dejan que las llamas azules de los niños que empiezan a jugar, sean entrenados por entrenadores imperfectos pero apasionados. Y lo mágico es ver como tantos y tantos niños y niñas siguen jugando a pesar de tener entrenadores que en lugar de actuar como combustible lo hacen como extintor.

 

Rookie! No seas extintor. Sólo preocúpate de ser combustible. Nada más. Tu puedes, eres bueno en esto.

Etiquetas

Copright 2014 / TRANSFORMACIÓN DEPORTIVA