Blog

El renacer de los vínculos

  • 6 diciembre, 2017
  • Blog

Detalles

Por Xavi Garcia

“Sólo somos personas cuando nos situamos frente a otro, nunca de forma aislada. Lo que nos convierte en personas es el vínculo con el otro, la relación de amor.” Julia Kristeva

Bajar a la esencia resulta a veces dificultoso! Normalmente estamos instalados, todos, en las etiquetas, los roles, los conflictos y los juicios. Por eso los sistemas están enfermos, porque los vínculos esenciales están dañados.

Podríamos decir que la creación de vínculos es como una forma que tenemos los humanos para sentir felicidad. Los vínculos se establecen por conexiones de esencia, de alma. Diría que no son producto de la voluntad, o de la estrategia. Sí pueden ser resultado de la apertura, la confianza, la disponibilidad, el amor, la ingenuidad, la pureza…

Puede haber también una parte de dependencia en los vínculos. Muchas personas dicen que la dependencia emocional es algo malo. Yo creo que ser independiente emocionalmente es estar muerto. Almenos yo sí dependo de mis vínculos…. O mejor dicho, de la capacidad de mi esencia que por naturaleza se vincula. Diría que la dependencia tóxica, que también siento a veces, es cuando mi mente genera miedo, miedo al rechazo, al abandono, al compromiso, a la vulnerabilidad, en definitiva, miedo a sentir de verdad.

Podríamos decir que un vínculo auténtico cumple las dos necesidades que los humanos buscamos cubrir cuando entramos en relación: amor y pertenencia. Y que van juntos, no hay pertenencia sin amor. Si la mente no entra, no tengo que estudiar quien debo ser para encajar, simplemente soy. Y por lo tanto tampoco puedo saber ni calcular qué tengo que hacer para mantener ese vínculo. Es incierto, es inexplicable. El otro día me daba cuenta de que una perspectiva-pregunta que no funciona: ¿qué debo hacer para aprender a amar? Es todo lo contrario. La pregunta es ¿qué debo dejar de hacer? ¿qué estoy escondiendo de mi que me impide amar?

Cultivamos amor cuando dejamos que nuestro yo más vulnerable y poderoso sea profundamente visto y conocido, y cuando honramos la conexión espiritual que nace de ahí con confianza, respeto, amabilidad, y afecto. Y claro, para sentir una pertenencia verdadera, tengo que poner mi yo más real encima de la mesa, y solo puedo hacer eso, si me amo, si no cuestiono como soy.

Realmente cada vez que trabajo con sistemas en relación (familias, equipos, parejas, empresas…), – los sitios donde experimentamos ese mundo de necesidades, anhelos, expectativas, reconpensas y frustraciones-, me apasiona más todo esto. No pretendo poner palabras a lo intangible, pero sí, mediante palabras, tratar de expresar esa sensación

Y me doy cuenta de lo bonito, lo puro que es lo que podemos compartir desde “Systems Experience” (experiencias sistémicas). Y qué bonito el nombre del primer taller! “Despertador de sistemas”. Estoy enamorado de todo lo que encierra. Poner luz, ampliar consciencia de todo lo que está disponible si realmente nos vamos a la esencia, a lo más puro y auténtico. Vaya privilegio poder vivir la vida acompañando a tantos sistemas por despertar! Y yo voy despertando cada día en mis propios sistemas, también.

Tiene tanto poder encerrado… ¿Cómo explicarlo? Es difícil con palabras! Diría que el resultado es una combinación de Confianza, Agradecimiento e Inspiración ¿En qué/quién estoy Confiando? ¿Qué/a quién Agradezco? ¿Qué/quién me Inspira?

Durante las últimas semanas, trabajando con muchos sistemas, he podido sentir vínculo, humanidad, verdad… ¿Que pasa cuando lo que hay es “verdad”? Que no hace falta nada más. Me siento vulnerable, ok… Gracias por mi capacidad de amar!

Systems Experience es una revolución. Una revolución que ya empezó en 2015 con “revolución extraordinaria” un curso de 6 días donde juntamos entrenadores y jugadores en un espacio sagrado . Unas 50 personas vivimos la experiencia. Nos faltaba un paso, incorporar a los padres. Es una apuesta por la humanidad, por el amor, por eliminar entre todos las barreras que nos dificultan encontrar en los vínculos que nos importan lo que estamos destinados a encontrar en ellos. Elegir autenticidad es un absoluto acto de resistencia. Elegir vivir y amar incondicionalmente es un desafío. Te sorprenderás como puedes sentirte lleno de coraje y cagado de miedo al mismo momento. Valiente, asustado…. Y vivo!

“Que llegue quien tenga que llegar, que se vaya quien se tenga que ir, que duela lo que tenga que doler… que pase lo que tenga que pasar.” Mario Benedetti

Etiquetas

Copright 2014 / TRANSFORMACIÓN DEPORTIVA