Blog

Entrenar bien es el mayor y mejor de los retos

  • 8 noviembre, 2014
  • Blog

Detalles

Enseñar al jugador es enseñarle los fundamentos necesarios para que adquiera la mejor técnica individual dentro de sus posibilidades de talento. Y es educarle en hacer buen uso de ello para él y para los compañeros en la última y verdadera situación real de juego, con todos los atacantes y todos los defensores.

El fin último y básico del baloncesto está en la capacidad de aplicar los fundamentos individuales ante de las reacciones técnico-tácticas del adversario. Por tanto la Fórmula verdadera del aprendizaje es:

APRENDER + TRANSFERIR LO APRENDIDO

Hemos enseñado mucho el aprender, pero poco del transferir. El jugador sabe mucho sobre el “cómo hacer las cosas”, pero poco sobre el sentido del  “por qué hace las cosas”. El jugador sabe hacer muchas cosas, pero no sabe leer a gran nivel la selección y aplicación rentable de estas.

Hace falta una “RE-EVOLUCION” metodológica. Trabajar, no desde el contenido de lo que queremos enseñar, sino a partir del método desde el cual enseñamos unos contenidos.

Necesitamos combinar el uso de diferentes metodologías para llegar a un aprendizaje completo que enseñamos al jugador y del cual éste llega incluso a elegir lo que más le conviene y domina.

Ir adaptando el método, permitirá un puente constante entre el aprendizaje y su transferencia. Es decir, entre la técnica individual, como principio básico y el juego táctico de equipo como objetivo final. A veces necesitaremos un método más directivo, otras intuitivo, sensitivo, coordinativo, etc…

A partir de esta idea es donde percibimos la importancia de saber táctica de equipo en formación, no para hacer grandes usos tácticos de este conocimiento, sino para elegir cual es el mejor sistema de juego, sin defecto y con total amplitud, para que el jugador pueda aplicar en máxima transferencia todo lo aprendido.

Debemos superar, el debate sobre si un formador tiene que dominar la táctica.  A veces respondemos “no” con facilidad o bien porque no sabemos o bien porque no somos conscientes de la importancia que tiene. Entrenar no es muy difícil, entrenar bien si es muy difícil. Y en esta última afirmación está el mayor y el mejor de los retos.

Profundizando en la metodología quizás tengamos la oportunidad de un día entrenar fácilmente muy bien. Nuestro curso ReEvolución ExtraOrdinaria , desarrolla en profundidad estas ideas para coordinadores y directores técnicos. Estos serán los que puedan implementarlas luego en sus organizaciones, equipos de entrenadores, clubs, etc… Porque evidentemente esta filosofía requiere tiempo y línea de trabajo homogénea y progresiva, bien pautada y a la vez bien abierta para que el potencial de expansión de cada jugador no se vea limitado sino potenciado.

Post de Ricard Casas.

Si te ha gustado el post también puede interesarte nuestro curso de Reevolución Extraordinaria

reevolucion extraordinaria

Copright 2014 / TRANSFORMACIÓN DEPORTIVA