Blog

Simplicidad + Claridad + Exigencia. Una buena fórmula.

  • 12 marzo, 2018
  • Blog

Detalles

“…concentración y simplicidad. Lo simple puede ser más difícil que lo complejo. Tienes que trabajar duro manteniendo tu mente clara para hacer las cosas simples. Vale la pena llegar hasta el final con esto, porque cuando terminas puedes mover montañas”
Steve Jobs

Creo que la llegada de Pesic-Casas en el Barça ofrece muchos aprendizajes para los entrenadores, que sí pueden extrapolar a diferentes equipos y niveles, precisamente por la simplicidad. Es un paso alternativo a los esquemas elaborados, con múltiples caras y condicionantes en función de los rivales y demás variantes. Yo veo dos características fundamentales en el equipo que cuando se combinan hacen que el jugador se divierta jugando y esté más intenso y generoso: el juego directo y el juego colectivo. Juego directo a partir de conceptos básicos bien ejecutados en tiempo, espacio y automatismos posicionales de los que no intervienen. Eso combina el talento de ejecución con el talento de pase. Esta simplicidad en las lecturas, facilita las buenas decisiones y ello la solidaridad en el trabajo ofensivo y defensivo.

El crecimiento del equipo es evidente. Y es como una especie de “segundo tiempo” del efectopesic. El primer momento fué un impacto emocional, un chute de adrenalina competitiva y de autoestima. Con estas dos semanas de trabajo, ahora se nota también a nivel de estilo de juego. Se basa, desde mi punto de vista, en dos temas clave. Por un lado, la claridad de las normas y la congruencia de los mensajes e instrucciones con éstas. Por otro lado, la claridad en los roles.

Claridad de las normas.

Tiempo de defensa. Subir el momento y el espacio donde se empieza a defender, para condicionar la decisión del juego del rival, y la orientación inicial.

Defensa del bloqueo directo. Muy claras las normas de los dos jugadores que lo defienden, y las ayudas y recuperaciones del resto. Mucha calidad del trabajo de espacios de recuperación y orientación de los pies para defender efectivamente los “close-out”.

Automatismos de ataque en el bloqueo directo, con lecturas simples y precisas de las ventajas, contra flash, contra cambio, etc… Aprovechamiento de la capacidad de pase de los “5”, especialmente de Tomic. Uso de todos los espacios disponibles de ventaja que genera el BD. Destaca el espacio 3-4m del “5” frontal, y también la verticalidad de las continuaciones. Todos los jugadores están en su sitio para poder castigar a la defensa con el mejor pase.

Foco en el rebote ofensivo y defensivo, como elemento clave para dominar el juego de tránsitos defensa-ataque y ataque-defensa.

Claridad en los roles.

Para estar en pista, mantener un nivel de trabajo y concentración máximos, todos los jugadores (margen común). A partir de ahí, cada jugador tiene cada vez más claro su margen individual de expresión. Tanto a nivel minutos, como a nivel posibilidades en el juego. El camino de los entrenadores está siendo ir clarificando eso cada vez más. Y quedará un reto más en los próximos días, con la reincorporación de una batería de tres jugadores de físico, presencia y talento importantes.

La consecuencia de esta claridad es que desaparece la incertidumbre, el miedo, la duda. Y entonces aparecen las confianzas individuales y grupales, y el talento de cada uno puede florecer. Y un jugador contento, trabaja más.

Ofrecer claridad y coherencia + exigencia máxima, en un contexto de simplicidad en la comprensión de las normas y roles…. Una combinación ganadora.

“Una voz fuerte no puede competir con una voz clara, aunque ésta sea un simple murmullo.”
Confucio

Etiquetas

Copright 2014 / TRANSFORMACIÓN DEPORTIVA